ANA.

Ana loves me that much, she claims my body as yours.

And one day without even noticing it, I was sitting in the bathroom making arcades..

I blame myself a little too hard, I blame it everyday, since I was nine

How was I supposed to know? Counting calories, seemed a Logic thought.

I’m pretty reckless, I repeat to myself, while the body shaming thoughts arrive as if they don’t even care.

I assimilated the changes in my body, those natural curves a Latina would carry. But every time I see it in the mirror, i can’t stand it, i can’t figure it.

Am i fat? Am i thin? Do I have rolls? Do i seemed to have hips?

I care a little too much about it, even if I claim: “I’ve got over it”

I think is crazy, to know you are this sick, but still just not giving in.

I think is overwhelming, to have this bunch of thoughts, of Ana meaning more, than what you thought it mean.

Ana loves me that much, she claims my body as yours. She sits in the bathroom while I’m starting to feel dizzy, while I stop to breath in.

Ana loves me that much, she claims my thoughts as yours. She sits with me in the corner of my brain, just watching everything I re-constructed, disappear.

Anuncios

Noche Buena Dic 2018

Estaba en la sala de casa, la noche buena antes de Navidad, mientras escuché que mi abuela le preguntó a mi padre hace cuanto mi tía había fallecido… Debo decir que sentí que algo dentro de mi se rompió en pedazos.

Me vi nuevamente atrás de su ataúd, vi como la depositaban en ese agujero del suelo, la encerraron.. cerraron su oxígeno , cerraron su vida.

Yo tenía 22 cuando mi tía no pudo ocultar su cancer, no porque ella quisiera contarlo, si no por el olor que expedía.. era perturbante verla con peluca cuando yo sabía que su cabello era largo y ondulado.. No sabía si decirle que se miraba bien .. no entendí la gravedad de la situación..

Recuerdo con toda certeza el día en el Hospital, nos dejaron entrar a todos y yo fui la última en irme.. recuerdo que no podía verla así, ella que había sido tan viva y había sido tan independiente.. ahora necesitaba líquidos y tubos.. no pude contenerme y lloré… recuerdo que me abrazó y me dijo: Estaré en casa mas pronto de lo que piensas…

Lo recuerdo todo tan vívidamente, que aún me causa escalofrío. Aún recuerdo como lloré de impotencia cuando la bajaban en su ataúd, aún recuerdo como gritaba para que la sacaran de ahí.. y aún siento lo mismo que sentí ese día..

Hoy, a 4 años.. sigo sintiendo lo mismo.. a 4 años sigo extrañándola, a 4 años sigo pensando que fue lo mejor que me pasó y que fue mi maestra, mi amiga, mi madre..

Mi día a día es un tributo a tí.

Martes, septiembre 25

Y es que la situación es esta: Yo quería ser escritora, estaba segura a lo que aspiraba, por lo que soñaba… conocía mi esencia, conocía mi estado, conocía quien era y cuanto había logrado.

Pero ahora, No entiendo mi día a día, no se como llegar a ser lo que un día quería, he perdido mi esencia y he perdido mi vida. He perdido el camino y la idea, he perdido…

Me escondi tras mi anorexia y mi inalegria, me escondi tras mi imposibilidad de ver que era a mi misma a quien escondía…

¿Quién soy ahora? ¿Quién seré después? No se como trazar mi camino…

No se donde pongo los pies.

Actualización Agosto

He estado desconectada de las redes sociales por un rato. Quizá porque necesitaba un tiempo para mí o tal vez porque simplemente no entiendo esa sed de “likes” de las personas últimamente.

Estamos tan “enchufados” a la situación de la comunicación por internet que ya no vemos lo que realmente pasa con nosotros.

No me he sentido bien, digo, emocionalmente hablando. He tenido muchos altibajos y no encuentro la manera de balancear las emociones. No quiero volver al psicólogo, a pesar de que soy una psicóloga. Es decir, me he dado cuenta que solo he perdido mi tiempo, al menos con los que fuí. Ninguno me ayudó de la manera en que yo pensaba y ninguno fue lo suficientemente fuerte haciendome ver la irracionalidad de mis pensamientos.

Últimamente estoy confundida, tengo problemas en casa. Tengo situaciones sin resolver conmigo misma y pienso, que debería salir más. Al menos eso hacen las personas de mi edad..

Ana.

Tengo miedo de ser gorda y se burlen. Quizá se den cuenta que en realidad no soy tan bonita.

Un día, dejé de comer. Un día me dolía tanto el estómago que vomitaba el agua. Un día estaba en el hospital y al siguiente día estaba en casa. Tenía 21 cuando todo se complicó, mi piel estaba desgarrándose de a poco. Tenía esta sensación de que nada de lo que hacía era satisfactorio. Tenía este malestar donde todo. Mi alrededor era … Nada.

Un día vi a mi mamá llorar con mi papá, al verme postrada en una cama. Y escuché a mi papá a lo lejos decirme:

No es porque estés enferma, es que no te morís de una vez.

Y ahora que lo pienso, papá tenía razón. Era desagradable verme en ese estado. Ahora que lo pienso… Papá tenía razón… No estaba gorda, simplemente estaba llena de pensamientos enfermizos que no morían.

Extraño quién fui, de alguna manera Ana me ayudó a descubrirme. A veces, quisiera volver… A veces quisiera tomar la mano de Ana y hundirme. A veces, siento que no me extrañaría nadie. A veces… Solo a veces…. Doy un grito.

7

La tristeza siempre viene un 7. A veces una semana antes, a veces una semana después. Se sienta en mi cama y me pregunta.. ¿Qué ha sido de tu vida? ¿Por qué no contestas mis llamadas? ¿Por qué te empeñas en ignorarme? ¿Por qué no me haces hueco en tu almohada?..

Siempre tengo miedo de verla llegar, es tan fría. Tan solitaria. La tristeza viene y rompe lo que construí en unas horas, viene y se sienta en su trono con su respectiva corona. La tristeza no tiene nombre, como bien dirías tu.. Simplemente es tristeza, te quiebra, te golpea y te deja en el suelo. Lloras, te lastimas y despiertas del sueño. Te das cuenta que existe el nuevo día… Hasta que regresa el 7 y comienza el juego.

Luego de ese año, de ese día, de ese lugar, no volví a ser la misma, hay un hueco en lugar de alma. Tengo un nudo en la garganta y lagrimas secas esperando retornar. Luego de esa visión, de ese momento, de esas lagrimas, no volví a ser la misma, ahora todo me da igual. Si la perdí a ella y sobreviví, lo demás.. ¿qué?

Solo quisiera poder llorar.

Fin de Año.

Es enero, y veo por todos lados el famoso “Nuevo año, nuevo yo”; “Escribiendo nuevas paginas” y todo ese blah blah blah. Me fui por un rato de WordPress, mi idea original era escribir mi diario o memorias de lo que había sucedido, para poder comprender mi ansiedad, mi trastorno alimenticio y saber en que momento comenzó todo. Pero resulta un poco difícil convivir con el pasado, cuando esta ha sido tu decisión.

En 2017 crecí y aprendí un poco sobre mi misma, falle muchas veces. Como cuando dije que no podia más, pero me seguía despertando al siguiente día. Como cuando mi cuerpo se llenó de alergias por la ansiedad, como cuando me hice de menos y la gente me miraba de menos, pero seguía levantando la cabeza. Fui muy fuerte ahora que lo pienso y lo veo. Es decir, ¿Eso hacen las personas, no? Caen y se vuelven a levantar. El problema es que ahora mismo estoy cansada, agotada, exhausta. Mi insomnio ha vuelto, no he podido dormir en días. Creo y sospecho que estoy comiendo, pero si me lo preguntas, no lo sé. Es como si la vida se pasara mientras duermo con los ojos abiertos. Es extraño….

Fui a la iglesia, el lugar que me refugió por varios años, antes de decidir tomar las riendas yo misma. Era extraño, toda la gente llegaba sin sentido. Cantaban, lloraban e incluso se arrodillaban, haciendo creer que “los había tocado el espíritu”, pero cuando era la hora de la predicación, los escuchabas hablar y maldecir, no prestaban atención mientras predicaban, hablaban entre ellos mismos, y una serie de cosas irrespetuosas a mi manera de ver… y pensé… me fui hace unos años pensándome impura, pensando que esta gente era una especie de santa, ya sabes, de esos que tienen hasta aureolas al rededor. Me di cuenta, en el lapso de 1 hora, que no somos tan diferentes, en realidad. Eso fue un golpe de realidad.

Pase el fin de año con la persona que es mi pareja hoy en día, siento que le da balance a mi vida. Siento que me presiona para seguir adelante, no me deja sumirme en la depresión y siempre tiene esta increíblemente buena actitud. Es mi balance. Sin embargo, a veces solo quisiera cerrar los ojos y no despertar; o poner audífonos mientras conduzco y estrellarme en algún lugar, lo sé, suena loco. No lo haré, pero lo pienso.

Este año espero ser mejor con mis ansiedades, saber controlarlas. Espero alimentarme bien, espero realmente poder salir de mi depresión. Aunque se que todo esto, son solo palabras, suena bonito en mi cabeza….